Empresa  - 

Factoring, ¿qué es y cuándo merece la pena utilizarlo?

El factoring es un sistema que permite financiar las facturas que emite la propia empresa. Gracias a ello, la compañía consigue liquidez sin esperar a que el cliente pague.

Redactado por
(0) Escribir comentario

Generalmente, estas operaciones financieras las realizan los bancos. La empresa les cede las facturas que ha generado por las ventas realizadas y después es la entidad financiera quien se ocupa de gestionar el cobro. La compañía de factoraje entrega a la empresa el importe pactado menos la comisión establecida.

¿Cuáles son las modalidades del factoring?

Existen varias modalidades, por lo que es interesante que usted conozca cada una de sus particularidades:

Factoring con recurso: en esta modalidad, el banco no asume el riesgo del posible impago de las facturas adelantadas, de manera que puede exigir el cobro a la empresa que las ha cedido y no al cliente de la misma. Es la empresa la que asume la obligatoriedad de pagar al vencimiento pactado si su cliente no lo hace. La entidad financiera puede llevar a cabo diferentes medidas judiciales y extrajudiciales para exigir el cobro al cliente, pero si al final no puede cobrar el dinero, es la empresa cedente quien deberá abonar el importe adelantado. Esta modalidad suele ser la habitual, aunque las empresas que gestionan altos volúmenes de facturación y gozan de una buena clasificación crediticia, disponen del privilegio de acceder a la otra opción.

Factoring sin recurso: en este supuesto, es el banco quien asume la totalidad del riesgo de posible impago. Si el pagador es insolvente, el banco no podrá ir contra la empresa cedente. Evidentemente, en este tipo de operaciones la comisión pactada es mayor que en la anterior modalidad y hay que disponer de una buena clasificación para que la entidad financiera asuma el riesgo de impago.

factoring
¿Cuándo merece la pena utilizar el factoring?
El factoring es un recurso muy útil para que las empresas dispongan de liquidez inmediata.

¿Cuáles son las principales ventajas?

El factoring es un sistema muy generalizado entre las empresas puesto que brinda una liquidez inmediata. Incluso se pueden cobrar en el momento en el que son emitidas. Dado que se cobra una comisión por avanzar ese dinero, es importante que la compañía valore si necesita realmente esa liquidez.

Por otra parte, el sistema no genera deuda en la empresa . No se trata de un préstamo, sino de un anticipo a modo de descuento de facturas. Es un intercambio de derechos que no consta como un préstamo a la empresa.

También es una manera interesante de externalizar el servicio de cobro de la compañía, con lo que la empresa ahorra costes a la hora de realizar la gestión. Eso sí, en ocasiones la entidad no acepta a todos los clientes que tiene la compañía, solo a aquellos que considera más solventes.

El factoring es un recurso muy útil para que las empresas dispongan de liquidez inmediata . Si no la precisan, lo mejor es cobrar la factura en la fecha pactada.

COMENTAR ESTA NOTICIA

Enviar comentario