Empresa  - 

¿Compensa hacer una sociedad laboral?

La sociedad laboral es una de las múltiples opciones que existen a la hora de constituir una empresa. La mayor diferencia con el resto es que el capital social lo aportan los trabajadores de la empresa.

Redactado por
(0) Escribir comentario

¿Qué es una sociedad laboral?

Hay que entender que estas sociedades pueden ser anónimas o de responsabilidad limitada . La única diferencia es que el capital social es de los trabajadores de la empresa.

Así pues, los socios también son trabajadores aunque puede haber aquellos que no lo sean. Normalmente, estas empresas emiten participaciones sociales de dos tipos. El primero es laboral y es para los socios trabajadores; el segundo se denomina general y es para aquellos socios que no son trabajadores.

Esta forma jurídica de sociedad mercantil se rige en aquellos aspectos donde no tienen una regulación específica por lo recogido sobre las Limitadas o las Anónimas.

Por último, es interesante hacer hincapié en que ningún socio puede poseer más de un tercio del total de participaciones excepto si los socios son Administraciones Públicas, Sociedades Públicas participadas por estas, entidades sin ánimo de lucro y asociaciones, que pueden superar este límite sin llegar al 50%.

 

Características y ventajas de interés

Hay que entender que la responsabilidad de cada socio de esta sociedad se restringirá al capital que este haya aportado. Además, cuentan con ventajas interesantes siempre y cuando se destine al Fondo Especial de Reserva, en el ejercicio en que se produzca el hecho imponible, el 25% de los beneficios líquidos.

Estas ventajas son:

En el Impuesto sobreTransmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, en lamodalidaddetransmisiones patrimoniales onerosas(TPO) del impuesto resulta de aplicación una bonificación del 99% de lascuotas que sedevenguenpor laadquisición, por cualquier medio admitido en Derecho, de bienes y derechos provenientes de la empresa de la que proceda la mayoría de los socios trabajadores de la sociedad laboral.
En el Impuesto sobre Sociedades, estas sociedades gozan de libertad de amortización en cuanto a los elementos del inmovilizado material, intangible e inversiones inmobiliarias para la realización de sus actividades, siempre que esos elementos se hayan adquirido durante los 5 primeros años desde que se dio de alta la sociedad laboral.

La libertad de amortización es total sin que esté sujeta a ninguna restricción. Respecto de los activos, tanto nuevos como usados, sólo se precisa que estén afectos a la actividad.

El beneficio de la libertad de amortización puede aplicarse en ejercicios iniciados con posterioridad al referido plazo de 5 años desde la constitución, siempre que los elementos se hayan adquirido dentro de ese plazo.

Este disfrute del régimen especial de las SAL no está condicionado a ninguna solicitud ni reconocimiento previo de la Administración Tributaria.

sociedad laboral
En la sociedad anónima laboral el capital social mínimo es de 60.000 euros y está dividido en acciones nominativas
En la sociedad de responsabilidad limitada laboral, el capital social no puede ser inferior a 3.000 euros

Desventajas de la sociedad laboral

Aunque esta fórmula mercantil ofrece numerosas ventajas, también tiene algunos inconvenientes que no conviene pasar por alto. Por ejemplo, es necesario aportar un capital mínimo dependiendo de si será una Sociedad Anónima Laboral o una Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral.

En la sociedad anónima laboral el capital social mínimo es de 60.000 euros y está dividido en acciones nominativas y debe de estar totalmente suscrito y desembolsado en el momento de la constitución, al menos, el 25% del nominal de cada acción.

En la sociedad de responsabilidad limitada laboral, el capital social no puede ser inferior a 3.000 euros, y está dividido en participaciones sociales . Este capital debe estar totalmente desembolsado desde su origen.

Por otro lado, los órganos sociales de la misma serán mucho más complejos.

 

 

 

COMENTAR ESTA NOTICIA

Enviar comentario