Empresa  - 

Concurso de acreedores voluntario

El concurso de acreedores voluntario es una modalidad del procedimiento que regula cómo proceder en el caso de que una persona devenga insolvente ostentando deudas contra una pluralidad de acreedores.

Redactado por
(0) Escribir comentario

 

Finalidad del concurso de acreedores

El ordenamiento jurídico español utiliza varios dispositivos para garantizar la satisfacción de los acreedores. Uno de ellos es el concurso de acreedores. Bajo el principio par conditio creditorum (igual condición de los créditos) trata de dar una satisfacción equitativa a los créditos de un deudor insolvente .

El concurso busca flexibilizar los pagos, dado que el deudor no es capaz de satisfacer a todos sus acreedores íntegramente. Así, permite renegociar la deuda y aplicar quitas y esperas, buscando la mejor satisfacción del conjunto de acreedores. De no ser posible, establece un orden de prelación de créditos específico.

Además, garantiza una liquidación del patrimonio del deudor con un reparto equitativo de lo obtenido. Por último, limita las capacidades de administración y disposición del deudor, para que no dilapide su insuficiente patrimonio.

¿En qué momento debe instarse el concurso de acreedores voluntario?

El deudor que prevea su insolvencia o se halle ya en una situación de quiebra, está obligado a solicitar la declaración de concurso. El ordenamiento le otorga un plazo de dos meses para acudir al Juez de lo Mercantil competente.

Si un deudor obligado a solicitar el concurso voluntario no lo instara, podría ser sancionado con sanciones pecuniarias y penales .

Cuando el deudor solicita el concurso fuera del plazo legalmente establecido se produce un incumplimiento y aunque haya solicitado concurso no impide la aplicación de las sanciones correspondientes.

Estas sanciones pueden afectarle gravemente con la suspensión de las facultades de administración y disposición de su patrimonio si los acreedores se le adelantan e instan el concurso antes que el deudor. Por otro lado, la infracción del deber legal de solicitar la declaración de concurso, determina la presunción de la existencia de dolo o culpa grave, de cara a la calificación como culpable del concurso, con las consecuencias que de ello pueden derivarse, especialmente en perjuicio de sus administradores.

concurso de acreedores voluntario

Cómo se insta el concurso voluntario

Para instar el concurso de acreedores voluntario basta con que el deudor acuda al juzgado de lo mercantil y documente su insolvencia presente o inminente. Para ello aportará:

- Documentación que lo legitime para instar el concurso. Por ejemplo, un apoderamiento por parte de la sociedad insolvente.

- Memoria económica . Propia o de la persona jurídica a la que se esté representando. La Ley se conforma con la contabilidad de la empresa y con el último balance anual o, en su caso, el balance trimestral más reciente, complementado con una descripción de los hechos más relevantes acaecidos desde su fecha.

- Inventario . Debe incluir la totalidad de los bienes y derechos del deudor, sin perjuicio de que una vez abierto el concurso se descubran nuevos activos.

- Lista de acreedores. Para proceder al concurso, son necesarios dos requisitos. El primero es que exista una pluralidad de acreedores. El segundo es que el patrimonio del deudor no sea suficiente para satisfacer todas las deudas.

 

Consecuencias de la declaración del concurso

Si el juez estima que procede la declaración del concurso instará al deudor y sus acreedores a llegar a un acuerdo de refinanciación. Para ello se pueden establecer quitas o esperas con determinados límites. Cuando se llegue a un acuerdo se documentará en convenio de obligado cumplimiento.

En el caso de no llegar a un acuerdo, se realizará una averiguación de activo y pasivo para liquidar el patrimonio del deudor y repartirlo conforme a las estipulaciones de la Ley Concursal.

COMENTAR ESTA NOTICIA

Enviar comentario