Fiscal  - 

Impuestos directos ¿Cuáles son?

El sector público, para poder realizar su actividad, debe captar ingresos para mantener el bienestar del Estado.

Redactado por
(0) Escribir comentario

Para ello, puede recaudar a través de diferentes vías tales como la venta de bienes públicos, la privatización de empresas, caer en el endeudamiento en el mercado financiero nacional, generar ingresos gracias a la producción de las empresas públicas, o por el alquiler o uso de las mismas. Sin embargo, una vía para lograr sostener la actividad económica en pos de sus ciudadanos es a través de la recaudación de impuestos .

La Administración Pública y el Estado necesitan financiar sus cuentas a través de ingresos públicos, que pueden ser de diversa índole. Los tributos, los cuales son la cantidad dineraria que los ciudadanos deben pagar por ley para sostener el gasto público, se divide a su vez en tasas, contribuciones especiales e impuestos.

Dentro de los impuestos, se pueden clasificar entre impuestos directos, e impuestos indirectos. Este artículo se centra en los impuestos directos, los cuales serán especificados a continuación.

Se entiende por impuesto a aquel tributo que se le exige a un ciudadano (sin que exista una contraprestación para él). La cantidad del mismo depende de la capacidad económica de los individuos, que se estima a través de su renta, su consumo, su patrimonio, etc. La Agencia Tributaria es el organismo que gestiona todo lo relacionado con ello.

Más concretamente, los impuestos directos son los que recaen sobre los individuos a través de su renta y patrimonio. Se llaman directos ya que recaen directamente sobre el contribuyente y no a través de transacciones económicas.

impuestos directos
Los impuestos directos son los que recaen sobre los individuos a través de su renta y patrimonio

Tipos de impuestos directos

1. Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF): este impuesto busca aplicar los principios de equidad y redistribución de la riqueza a través de la capacidad de renta de los individuos. Se trata de un impuesto progresivo según la renta de cada uno para sostener el bienestar de la ciudadanía y gasto público. Éste tiene en cuenta la situación personal de cada persona para determinar el grado que le corresponde y se considera el impuesto más importante.

2. Impuesto de la renta de los no residentes : éste grava la renta de territorio nacional por personas físicas o jurídicas no residentes en España.

3. Impuesto sobre sociedades : éste grava la obtención de renta por parte de las sociedades y entidades jurídicas que residan en territorio nacional. Según el resultado contable que obtenga la sociedad, se determina la cuantía a pagar anualmente. Se dan distintos tipos impositivos a aplicar: el 25% como tipo general, 15% para emprendedores, 20% para cooperativas, 10% para asociaciones y fundaciones, 1% para sociedades de inversión.

4. Impuesto sobre sucesiones y donaciones : este impuesto grava los incrementos de patrimonio obtenidos por personas físicas a través de herencias, legados o donaciones.

5. Impuesto sobre el patrimonio : se grava el patrimonio neto que obtengan las personas físicas a 31 de diciembre de cada año. Este impuesto es recaudado por las comunidades autónomas y es uno de los impuestos más polémicos por la doble imposición que existe con el IRPF. De los 28 países que conforman la UE, 26 de los mismos no cuentan con este tributo.

Doctrina y Jurisprudencia Fiscal más relevante

COMENTAR ESTA NOTICIA

Enviar comentario