Empresa  - 

El Consejo de Familia como órgano de la empresa familiar

El Consejo de Familia, que no debe nunca confundirse con el Consejo de Administración, es el órgano decisorio de la familia y suele estar integrado por representantes de todas las ramas y generaciones familiares.

Redactado por
(0) Escribir comentario

El Consejo de Familia, que no debe nunca confundirse con el Consejo de Administración, es el órgano decisorio de la familia y suele estar integrado por representantes de todas las ramas y generaciones familiares, con independencia de que trabajen o no en la empresa. Asimismo sus reuniones deben ser periódicas y es también recomendable incluir un calendario de las mismas en el Protocolo Familiar.

Un Consejo de Familia es a menudo necesario, a partir de la tercera generación, para educar a los accionistas y ayudar a cumplir estos objetivos. Puede ser de vital importancia como vehículo de resolución de conflictos ya que ayuda a llegar a un consenso sobre cuestiones de capital y liquidez, así como sobre otros temas importantes, sin destruir la empresa o sin tener que llegar a tomar medidas tan drásticas como llevar sus acciones a bolsa.

Además, puede cumplir con la más sutil pero igualmente importante tarea de inculcar un sentido de identidad y de misión colectiva a los miembros de la familia, dándoles un sentido colectivo de valores y responsabilidades más allá de las preocupaciones individuales sobre dividendos o resultados de la empresa.

Otra razón para crearlo está relacionada con eventos repentinos que perturban el equilibrio de ambos sistemas: la empresa y la familia. Algunos motivos pueden ser el fallecimiento de uno o varios líderes de la empresa o la fusión con otra compañía, por lo que resulta básico disponer de un Consejo para gestionar y resolver estos conflictos, y mantener las ventajas competitivas de las empresas familiares.

Por otra parte, la evolución natural de los miembros de la familia recomienda su creación, pues una vez que los miembros de las siguientes generaciones comienzan a crear sus propias familias, la necesidad de crear un marco de reglas y normas que estructure la relación entre la familia y la empresa se vuelve inminente.

Los Consejos de Familia son especialmente importantes en empresas que tienen consejos con directivos que no son miembros de la familia, ya que con frecuencia sucede que estos últimos sólo tienen experiencia en empresas con participación en bolsa. Por tanto, necesitan ser informados acerca de los valores de los accionistas familiares para poder entender cómo afectarán e influirán en las decisiones empresariales.

En resumen, un Consejo de Familia operativo es esencial para mantener la armonía familiar, impedir que los conflictos de la empresa se propaguen en la familia y para mantener y actualizar el compromiso de la familia con la empresa. No debe intervenir en la gestión de la empresa aunque sí mantener cierta influencia en los objetivos a medio y largo plazo, cuidando cuál debe ser la imagen y reputación pública de la empresa, ya que afecta a la identificación de los miembros familiares con el negocio.

Los Consejos de Familia son especialmente importantes en empresas que tienen consejos con directivos que no son miembros de la familia

Objetivos y funciones

Sus principales funciones son las siguientes:

• Fomentar la unidad familiar, es decir, transmitir la postura de la familia en determinados temas de manera ordenada a la empresa, es decir, debe de mantener a la junta debidamente informada de los valores que los accionistas desean ver en la política y en las estrategias de la compañía.

• Ayudar a que la familia propietaria se mantenga unida a través de unos valores, una misión y una visión compartidos.

• Dirigir y organizar la sucesión en la empresa, planificándola.

• Decidir los métodos de mediación en los conflictos entre familiares.

• Incorporar, en la medida de lo posible, a los familiares políticos, por ser los padres de la siguiente generación y que deben procurar que sus hijos respeten la empresa, siendo razonable que se les considere miembros de la familia de la misma categoría.

• Formación permanente dentro de la familia propietaria en diferentes áreas relacionadas con la empresa familiar, con la finalidad de que sus miembros ejerzan sus roles de accionistas responsables y comprometidos con el proyecto empresarial.

• Defender los derechos de aquellos miembros de la familia que no trabajen en la empresa.

• Impulsar el Protocolo familiar, velar por su actualización y aplicación, diseñar, revisar y actualizarlo, a propuesta del Comité de Seguimiento del mismo.

• Fijar la normativa relativa a la venta de acciones.

• Definir la política de dividendos de la empresa.

• Regular el acceso de las nuevas generaciones a la empresa.

• Todos aquellos temas complementarios que quieran incorporarse en el Protocolo Familiar.

Comentarios cerrados.